Sábado, 03 de octubre de 2009

Bien pues, aquí estoy de nuevo, tras unos cuantos incidentes.
Antes que nada os informo que para registrar el juego necesitas una tarjeta de crédito, incluso si no vas a gastarla en la vida. Es totalmente requerido, y yo lo descubrí solo cuando hice la cuenta, así que os lo cuento para que no caigáis en la depresión al no poder jugar Aion cuando os compréis el juego.
Por cierto, comprarse una tarjeta prepago también vale.
El segundo incidente fue muuuuy desagradable, y es que para entrar en el servidor donde más hispanohablantes hay, Gorgos (que no "Gordos") había que esperar una cola de 4000 personas (!!!). Me armé de paciencia, y en menos de 4 horas (¬¬Guiño pude por fin crear mi personaje.
El final de mi espera
Como ya dije antes, mi elección fueron los Asmodians, los "Demonios", también conocidos como "Horda" en el WoW(xD). Sin dudarlo mucho, me creé un Mago, pues como antes mencioné siempre quise subir un DPS caster (Personaje que se dedica a hacer daño desde lejos empleando cualquier tipo de magia).

Lo primero que salta a la vista en el panel de creación de personajes son los detalladísimos gráficos, además de la inmensa cantidad de opciones para crear a un personaje totalmente único.
Hay un complejo sistema, que es la envidia de cualquier "Sims 3".

Creé un personaje con una cara inspirada ligeramente en el "illander" de "Tierras Robadas" (http://img219.imageshack.us/img219/1733/wizardsroomej2.jpg), y entré al juego, listo para cualquier aventura.
Mi primera impresión fue "SOBREPOBLADO", y es que habían decenas, cientos de jugadores en la zona inicial. Incluso había competividad para completar la primera quest, aunque los mobs (bichos, monstruos) se regeneraban bastante rápidamente.

En cuanto al apartado gráfico, quedé completamente alucinado, todo brillaba y lucía unos colores que por última vez vi en el mismo Far Cry (El Aion usa el mismo motor gráfico, CryEngine. No es el motor gráfico del Crysis, como piensan muchos, ése es el CryEngine 2.). Las animaciones de los personajes son perfectas, y el juego está plagado de detalles que me encantaron de primera vista, por ejemplo el cambio de una cosa que odiaba de otros juegos: Las armas del mago. Ya no tienes que pegar bastonazos y meter la varita a Dios sabe que parte del cuerpo de un mob para matarlo cuando no tienes maná, en vez de eso siempre llevas contigo tu libro de hechizos favorito. Cuando lanzas el autoattack (ataque automático, hace poco daño pero no gasta manáGuiño tu personaje abre el libro, lo hojea unos momentos, y lanza una pequeña bolita azul al enemigo (Se supone que en el fragor de la batalla le da tiempo a buscar algún hechizo de combate básico y lanzarlo inmediatamente al enemigo).

Otro ejemplo es el resplandor rojo que aparece en los ojos de los Asmodian cuando entran en combate.
La banda sonora también cambia entonces, aunque el sonido en general merece una mención aparte. Y es que también está hacho lo mejor posible, como ya dije en algún post anterior, el compositor es muy conocido en este tipo de juegos, y ha demostrado lo bien que sabe trabajar una vez más.

En cuanto a jugabilidad, en realidad todo se parece mucho al WoW. Demasiado quizás. Me alegró que el sistema de profesiones es ligeramente diferente (ya hablaré de él luego), al igual que alguna que otra novedad pequeña. Es imposible perderse en el juego, cada cosa nueva que aparece en el juego abre una ventanita de ayuda donde un vídeo con una agradable voz te lo explica todo detalladamente. Además, para simplificar la vida de los jugadores, en el texto de las quests hay nombres (de lugares, personas, mobs, items - objetos, ...) pintados de azul. Una vez los pinchamos, aparece una breve descripción, y abajo un botón llamado "Locate". Sí, al pulsarlo te muestra la localización exacta de cualquier cosa que busques. Ya no hace falta ir al WoWHead para ver como se completa una quest.
Las quests (misiones) en si están muy trabajadas, y cuentan historias a veces incluso divertidas (Un pescador te pide recoger flores para su dama, y luego dárselas, pues él es demasiado tímido. La dama lo rechaza, por cierto).

Además, mientras hacía una quest, de repente me salió una escena de vídeo no interactiva. Resulta que en algunas (bastantes) misiones emplean este sistema para mostrar que es lo que hay que hacer. No son muy largas, pero es agradable que las hayan incluido.
Otro aspecto interesante son las tiendas personales. Al pulsar Y, tu personaje saca una silla (a saber de donde), se sienta, y coloca una bandera, indicando que está listo para vender. Sobre su cabeza aparece el texto que nosotros decidimos, y cualquier otro personaje puede interactuar con el nuestro para comprar los objetos que hayamos puesto en venta, como si fuéramos un NPC (PNJ, personaje no jugador).
Los NPC están a la altura gráfica del resto del juego. Incluso los mobs cuentan con un detallado impresionante.

El primer día solo subí al nivel 6, y hoy seguiré mi aventura, así que pronto vendrá el próximo episodio de mi vida.
¡Suerte ahí fuera!


Tags: aion, tower, eternity, cca, club, cazador, asesino

Publicado por illander @ 11:33
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios